¿Qué es el ces?

El Sistema de Intercambio en Comunidad (CES en sus siglas en inglés Community Exchange System) es una forma de intercambio que proporciona los medios para que sus usuarios intercambien bienes y servicios, de formas tanto locales como distantes. También podría ser descrito como un comercio complementario global en red que se maneja sin dinero, al menos como es generalmente entendido. Basado en una forma diferente de usar el dinero, no en la forma convencional, el sistema de intercambio del CES no posee una moneda física. La idea de que tal moneda es necesaria ante cualquier comercio podía tener lugar antiguamente pero cada vez es más irrelevante hoy, en la era de los ordenadores e Internet. La información puede reemplazar a la moneda y, a la vez, eliminar la mayoría de los problemas asociados con el dinero regular. Hay muchos sistemas de comercio similares alrededor del mundo, a saber: sistemas de intercambio en comunidad (Community Exchange Systems en el original), sistemas de intercambio comunitario local (LETS o Local Exchange Trading Systems en inglés), los sistemas de intercambio de crédito mutuo (Mutual Credit Trading Systems en el original) o los bancos de tiempo (Time Banks). Además de utilizar información en vez de monedas para facilitar los intercambios, estos sistemas están enfocados a la comunidad y a mantener la riqueza donde ésta es creada. El CES lleva esto un paso más allá por proporcionar los medios para el inter-comercio de la comunidad, llegando incluso hasta el nivel global. Cuando la moneda está por encima de los sistemas de intercambio clásicos, es información y no tiene por qué ser creada como dinero convencional. Esto supone que no hay ninguna necesidad de que una autoridad la autorice o disponga un suministro de ella, nadie es necesario para establecer su uso. El dinero en estos sistemas se crea con una anotación retrospectiva, manteniendo los registros de quién hizo qué para quién y quién fue el proveedor de qué para quién. Nunca puede haber una deficiencia de información como puede haberla de dinero, porque esa información no tiene que ser creada o limitada por un tercero (bancos o gobiernos) para darle valor o sentido. Por esta razón los conceptos de préstamo o interés no tienen sentido en el CES. Hay muchos tipos diferentes de sistemas de intercambio complementario (como el CES) y están creciendo en popularidad en todo el mundo. Algunos utilizan monedas reales, donde los billetes y las monedas son emitidas por el grupo para su uso propio; otros utilizan el tiempo como valor; y también otros que utilizan una moneda virtual, registrando los valores de los bienes y de los servicios que intercambiaron. Los sistemas de intercambio complementarios fomentan la verdadera riqueza de las comunidades, reconstruyen los valores y crean autoestima entre sus usuarios. Alrededor del mundo se percibe un sentido aumentado de vitalidad en todos los sectores de las comunidades que los utilizan. Aunque estos sistemas de intercambio pueden haber tenido una función ligeramente diferente en cada uno de dichos sectores, ciertamente han sido siempre relevantes para todos ellos. Estos sistemas ofrecen infinitas oportunidades para el intercambio cercano, especializado, de los bienes y los servicios ofrecidos de unos a otros. De este modo, un sistema de intercambio complementario actúa como una moneda complementaria, creando un flujo adicional de valor a la comunidad. Al complementar el flujo de caja convencional con un sistema de intercambio local, una comunidad puede proporcionar una fuente adicional de bienes y servicios esenciales que se vuelven escasos en las crisis económicas y protegerse de los cambios y las fluctuaciones de la oferta monetaria nacional. Yo te ayudo, tú ayudas a otro-y alguien más me ayuda a mí de nuevo. El receptor de la ayuda acontecida provee a otros de la ayuda necesitada. Lo que es dado, vuelve a tí por otro camino. Por ayudar a otros te vuelves receptor de bienes, servicios o ayuda de alguien más. Cuando recibes algo, alguien más tiene derecho a solicitar a la comunidad el equivalente de lo que proveyeron. ¿Cómo funciona? El CES recopila y distribuye en un directorio los bienes y los servicios ofrecidos por los usuarios registrados en él, así como una lista de sus peticiones. Cuándo un usuario requiere algo anunciado en el directorio el vendedor es contactado y el comercio tiene lugar. El comprador paga al vendedor mediante la firma de un recibo proporcionado por el vendedor o con la entrega de un recibo (como un cheque o talón bancario) que registra la cantidad que el comprador está de acuerdo en pagar al vendedor por los bienes o servicios entregados. El recibo será también entregado por el vendedor a un administrador del grupo, que introducirá la cantidad al sistema computerizado o si no, la información será introducida ahí directamente por el vendedor. Las ventas son grabadas como créditos para los vendedores y como débitos para los compradores. El registro centralizado del sistema graba las transacciones relativas de los comerciantes. Aquellos que poseen crédito pueden solicitar a la comunidad bienes y servicios por el valor del mismo y aquellos que se encuentran endeudados se ven obligados hacia la comunidad en bienes y servicios por el importe de su deuda. Quienes comerciaron reciben una declaración regular de cuenta que lista sus transacciones y aporta su balance al final del período. La información, en boletines, lista la situación de las transacciones de unos y otros e impide que poco escrupulosos compradores puedan explotar el sistema, al tiempo que ayuda a construir vínculos y mejora el sentido de comunidad. ¿Es esto una forma de trueque? No! El trueque casi siempre implica negociación entre dos individuos para establecer el valor relativo de los bienes o servicios que desean intercambiar. No hay negociación en el CES porque el receptor no está en ninguna manera obligado con el proveedor; tú puedes pagar por lo que has recibido también entregando o vendiendo algo a otro comerciante en la comunidad en un tiempo posterior. Los sistemas de intercambio complementario son tan versátiles como los convencionales. ¿Es esta una forma de evadir impuestos? Sin duda, no! Nuestra motivación es noble. Nuestro objetivo es crear una sociedad más igual donde la riqueza es distribuida según la contribución, no según la habilidad de hacer dinero. En otros países donde estos sistemas han tenido éxito, el estado tampoco ha ignorado que se ahorraba gastos sociales, o había un acuerdo para proporcionar servicios al estado. Nuestro enfoque es que, cuando el CES se vuelve grande, el estado debería ser usuario del CES y participar de la manera normal. De esta manera el Estado podría obtener crédito a través de los servicios que presta a todos los usuarios y cobraría con la compra de los servicios de los usuarios del CES. ¿Sólo puedo comerciar con los miembros de mi grupo de intercambio? El CES forma una red de comercio internacional con intercambios en muchos países. Los créditos ganados en un intercambio pueden ser gastados en otro, o si estás visitando otro área puedes comerciar con otros del CES local. Nuevos intercambios están empezando en nuevas zonas todo el tiempo, y las existentes están creciendo constantemente. ¿Qué otros beneficios hay en utilizar un sistema de intercambio en comunidad? Una de las razones por las que tomamos la iniciativa de poner en marcha este proyecto es porque está en línea con el pensamiento New Economics. Este pensamiento trata sobre reconstruir la sociedad con políticas económicas sostenibles, alternativas y prácticas. Los sistemas complementarios de intercambio entran en esta categoría porque son instrumentos que:

  • Movilizan la riqueza real de una comunidad: El conocimiento y las habilidades de sus individuos es la riqueza real de una comunidad. El dinero convencional escapa fuera mientras que un sistema de intercambio local mantiene esta riqueza dentro de la comunidad, generando actividad económica y proporcionando acceso a la riqueza común para todos los implicados. Las personas que han acumulado una amplia gama de habilidades y capacidades de repente vuelven a ser miembros valiosos de esa comunidad
  • Fomentan la autosuficiencia y la autoestima: En nuestras comunidades el paro está creciendo y las personas son incapaces de conseguir cubrir sus necesidades. Familias monoparentales pueden necesitar cuidados temporales u otros servicios para sus hijos. Ancianos jubilados también necesitan servicios especializados o simplemente pueden requerir compañía para combatir la soledad. Actualmente la posibilidad de una persona para acceder a estos y a otros servicios es proporcional a su poder adquisitivo. El sistema de intercambio de la comunidad rompe este cuello de botella para hacerlo más fácil, emparejando a alguien con necesidad con otro que se ofrece. Las personas ya no dependen de la asistencia social o de la caridad y la autoestima de todos se eleva.
  • Aumentan los ahorros personales y la renta disponible: Los usuarios del CES pueden adquirir servicios y bienes locales en su sistema de intercambio local y esto reduce su necesidad de moneda nacional. Su disponible en dinero convencional, al tener sus necesidades básicas cubiertas, es mayor. Quienes comercian regularmente con sistemas de intercambio complementario se darán cuenta de que tienen más dinero en sus bolsillos al final de cada semana. El índice de ahorros de la comunidad será mayor y por tanto habrá más inversión en la misma, generándose capital, y esto hará que toda la comunidad mejore, redundando en una mejora en la calidad de vida para todo el mundo.
  • Crean control económico local: Los sistemas de intercambio local ayudan a taponar el cubo agujereado de la economía local. Crean un sistema de intercambio que reduce la fuga de riqueza de una comunidad; la salida descontrolada de capital y la limitación de actividad se reducen. Como la riqueza generada por los usuarios de un sistema de intercambio local sólo tiene valor en la comunidad en el cual es generado, continúa circulando y crea más riqueza para todos. Esto proporciona a los miembros de la comunidad una nueva y poderosa herramienta para dirigir la economía local en las direcciones que benefician a todos.
  • Construyen redes de apoyo comunitario: Debido a que el CES conecta a sus usuarios en una red de información local, puede ofrecerse a residentes nuevos o aislados con apoyo social instantáneo. Esto evita el bochorno de las presentaciones a los desconocidos. A través de una red del CES todos sus usuarios tienen un motivo justificado para solicitar asistencia o ayuda. Ancianos jubilados, personas con discapacidad, jóvenes desempleados, padres con necesidad de ayuda, recién llegados, familias con ingresos bajos, personas atrapadas en una ciudad dormitorio… todos pueden construir amistades firmes sobre las relaciones establecidas a través de una red en funcionamiento.
  • Fomentan la justicia social y la equidad: Debido a que el valor se consigue con el tiempo y el compromiso se establece de forma individual por los participantes, un sistema de intercambio complementario ecualiza, iguala, las diferencias que existen en la economía convencional entre el trabajo de las mujeres y el de los hombres. Esta mayor igualdad ayuda a evitar la polarización de la comunidad entre los que tienen y los que no tienen. No hay ningún beneficio en la acumulación de créditos comunitarios ya que no devengan intereses. Sólo cuando pasan de nuevo a la comunidad se convierten en beneficios, individuales o comunitarios. Los sistemas de participación local fomentan el intercambio en todos los niveles de la comunidad.
  • Construyen sentimiento comunitario: El estilo de vida cada vez más transitorio, temporal y móvil en el mundo actual ha dañado seriamente nuestro sentido de pertenencia a una comunidad con significado. Debido a que un sistema de intercambio local construye relaciones, es un poderoso medio de regenerar la confianza entre sus miembros, un componente necesario para la salud de cualquier comunidad. Cuando esta forma de organización se vuelve más consciente de sí misma y autosuficiente (mediante el uso de un sistema de intercambio local), el aislamiento, el miedo y la soledad disminuye y todos se benefician.
  • Mantienen la riqueza donde es creada: Las monedas nacionales siempre se escapan hacia los centros de poder, creando desiertos de dinero y la disminución de la actividad económica local. Los sistemas de intercambio local, por otro lado, se basan en la comunidad y mantienen la riqueza donde ésta se crea. Cuando la actividad económica se ha estancado, el sistema de intercambio local puede estimular el comercio, permitiendo que la actividad económica vuelva aunque no haya dinero. Al centrarse en la comunidad, toda ella se convierte en autosuficiente y no se ve obligada a depender de importaciones y negocios externos para proporcionar lo que se requiere.
  • Devuelven el poder económico a la gente: El dinero que utilizamos en nuestra vida cotidiana es proporcionado por el sistema financiero de las corporaciones, empresas con fines de lucro, y no por el gobierno como un servicio público a la comunidad. Por lo tanto, el dinero que utilizamos no pertenece a los bienes comunes, que tienen poco control sobre cómo se gasta y quién se beneficia. Un sistema de intercambio local es democrático, ya que trae el poder económico a las personas. Son sus usuarios quienes pueden decidir cómo se ejerce ese poder. Fuente

(Traductor: Armando Bustamante Elu)

Anuncios

Un pensamiento en “¿Qué es el ces?

  1. Pingback: Ofertas |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s